La felicidad está en nuestra vereda

Alguna vez leía en una revista una pregunta que le hacían a una persona sobre algún momento feliz que recordara de su infancia.  El nombre del entrevistado, la revista y más aún la respuesta que leí en ese momento dejaron de tener importancia, pero la pregunta se me quedó grabada por un momento y quería contestarla con toda sinceridad.  Sé que nunca me iban a hacer a mi una entrevista de ese tipo en una revista de ese tipo pero igual quería contestarla y no me fue nada difícil.  Uno de los momentos felices de mi infancia eran los días domingo en la tarde, cuando mi padre me invitaba a jugar futbol en la calle, en el garage de la casa.  No era exactamente un partido de futbol, empezando porque no había más jugadores, tampoco teníamos arcos, y mucho menos uniformes, solamente los dos, una pelota media gastada y el garage de la casa, que en esos momentos dejaba de ser una simple puerta del lugar donde guardábamos los carros para convertirse en mi arco de futbol.  Tampoco era una final del campeonato mundial, ni siquiera del campeonato del Estadio La Unión, era un simple domingo en nuestra vereda.

Mi casa quedaba en una calle cerca de un ministerio público, así que todos los días era muy transitaba y llena de gente, pero los domingos se volvía quieta y solitaria.  Teníamos el garage, la vereda, luego la pista y finalmente la otra vereda, entonces mi padre tomaba la pelota y se iba a la otra vereda, mientras yo me quedaba en mi arco en forma de garage.  Y allí me tenían a mi, esperando la pelota que salía de la otra vereda, surcaba la pista y llegaba, algunas veces a mis manos y otras directamente al arco haciendo un tremendo ruido, que estaba lejos de parecerse a la los ruidos de la tribuna (pero era lo más cercano que teníamos en ese momento), mientras yo me prometía que en el próximo tiro iba a dejar el alma en la vereda con tal de acallar a esa ruidosa tribuna.

Yo esperaba los domingos con ansias, algunas veces encontrábamos algún carro estacionado en medio de nuestra cancha de futbol pero eso no importaba en absoluto.  Mira Pa’ ahora tenemos una barrera para los tiros libres, le decía emocionado y sonriendo, y el también sonriendo se iba a su vereda, para empezar a formar parte, sin que lo supiera, de uno de los momentos más felices de su hijo.  Yo nunca contaba las horas, ni tampoco las pelotas que venían desde la otra vereda, solamente las disfrutaba y estoy seguro que mi padre también.  Acababa la tarde empapado en sudor y, con mi ropa totalmente llena de tierra y de gloria, le decía al arco que volviera a ser garage y solo esperaba que pase rápido la semana para volver a lustrar la vereda.

Ahora que me pongo a pensar y escribir sobre eso me sorprendo la capacidad que teníamos (y que espero sigamos teniendo) para sentirnos felices con cosas tan sencillas, tan cercanas.  Amigos míos, la felicidad está en nuestra propia vereda.

Creo que nunca le he compartido a mi padre lo maravillosamente feliz que me sentía en esos momentos, era mi alegría absoluta.  Ahora ya lo sabe.


Comentarios

Mas Leidos

Cuando el agua salpica todos se mojan

La vida en el Lurigancho

¿Que es la ideología de género?

Histeria de Género

Equidistante TK

Salir del closet es cosa de buen marketing

Santiago Roncagliolo: Mi ex muy buen amigo que conserva el primer lugar de esa lista*

Bienvenidos