Entradas

Mostrando entradas de abril, 2017

Equidistante TK

Imagen
Por Flavio Vaccarella
Hoy me levanté apesadumbrado, ha sido una semana latosa. Aunque ya sabía del nuevo lanzamiento de TK, no lo había escuchado hasta hoy. De inmediato me subió el ánimo. Escuché un sonido, a mi parecer, diferente, una voz también diferente, me quedé enchufado.
Obviamente TK no es la banda de mi niñez, ni de mi adolescencia, tampoco es la banda de mi temprana adultez. Yo ya tenía treinta años cuando comenzaron a tocar. Me gustaba y como toda banda peruana que desgraciadamente termina separándose sentí un vacío en mi espectro melómano mental. Si fuera cualquier banda no lo diría, pero en esa ocasión sí me dolió mucho su ruptura, por cualquiera que fuesen los motivos, ya no tendría el placer de esperar un nuevo single, un  nuevo lanzamiento.
Estaba esperando con mucha expectativa lo nuevo del grupo. Para ser sinceros, en mi mente solo escuchaba el ritmo de “Inminente conjunción”, “Alas cortadas” o “Ilusión”. Pero no fue así, los tiempos cambian, la banda también, y y…

Una polillita traviesa en mis chocolates Vizzio

Imagen
Por Flavio Vaccarella
Una amiga me envío un video la otra noche. Lo vi pero como mis lentes estaban rotos no me los puse, y vi unas bolas que parecían papas y un insecto saliendo de este. Le escribo por WhatsApp: Qué cosa tan asquerosa es esa? Me dice que son los chocolates que se compró en la oficina. Qué!
Con mas paciencia me pongo los lentes que solo tienen un brazo y veo el video nuevamente. En efecto son chocolates Vizzio con un  insecto tipo polilla que sale de ellos con una cara de felicidad inaudita, a su alrededor los chocolates en su forma esférica  con un color medio raro, quizá los huevos o excremento de la polilla traviesa. Uno pensaría que la polilla estaría muerta por falta de oxígeno o carencia de alimentos para subsistir, no señor, ahí estaba la polilla, pasándola divinamente rodeada de tanto amor, y es que si de algo no se puede dudar de Vizzio, es de la propagación de amor en sus productos, tanto para consumo humano como de otro tipo.
Mi amiga me envía las imágenes…

Mi deuda con MaJo y la historia detrás de ésta, escrita por voluntad propia

Imagen
Por Flavio Vaccarella
Allá por esos días finales de Febrero e inicios de Marzo los temas religiosos y de género (sexo como se diría hoy políticamente incorrecto) estaban bastante convulsionados, escribí un par de artículos sobre el colegio De la Inmaculada, donde estudié y otro sobre la inexistente y mal llamada Ideología de Género. También por esos días postee algunos memes que me parecían divertidos e irónicos sobre el machismo y la sexualidad.
Vamos, no les voy a mentir, detesto todo grupo que se cree dueño de la verdad, el tema de las minorías me importa mucho, pero no concuerdo con la política que se forma alrededor de estos grupos tanto con mis hijos no te metas como con la agrupación LGTB. Defiendo los derechos humanos y la igualdad entre ellos pero no asumo bandera política, toda bandera finalmente termina siendo un lastre para la verdadera razón por la que fue fundada. No estoy de acuerdo con que se le diga homofóbico a todo el que no concuerda con la bandera política LGTB,…

Invencible: Historia de una breve despedida (En memoria de Alfredo Castañeda Pro S.J.)*

Imagen
Por Pablo Ignacio Chacón
Tenía los ojos cerrados, la piel amarilla y los miembros recogidos. Salvo el pecho, que subía y bajaba con rapidez, el resto de su cuerpo parecía hecho de un material rígido y quebradizo. Intenté reconocerlo. No fue fácil. No se parecía al pastor que había presidido los matrimonios de casi todos mis amigos, los bautizos de sus hijos y los sepelios de sus padres. Ni al reclutador que era capaz de convencer a decenas de adolescentes clasemedieros de cambiar sus vacaciones de verano (o de medio año) por una temporada de trabajo social en las zonas más pobres de Ancash, Arequipa, Cusco o Ayacucho. Pero tampoco se parecía a ese ogro que, jadeando, caminaba en círculos cada vez que se molestaba. Ni al cura desafinado que, consciente de sus limitaciones musicales, evitaba cantar en las misas. Ni al trabajólico que se irritaba cuando alguien le sugería tomarse unas vacaciones. Ni a ese cuya risa -una metralleta de jotas y ges- imitábamos burlonamente sin que lo supiera…