Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando las entradas etiquetadas como Flavio Vaccarella

Vacaciones en Mancora cap XV

Atraco
Eran las cinco y media de la mañana, y la fiesta en el hotel Punta Sal estaba por terminar al igual que nuestras energías. Felipe estaba completamente borracho como buen Baco sentado en una silla con la cabeza sobre la mesa. Entre despierto y dormido parecía roncar y despertaba cada cinco minutos. Rodrigo también estaba cansado, hacía mucho tiempo que no iba a una fiesta a tan altas horas de la noche. Mario no se movía mucho, tampoco hablaba y sólo atinaba a mirar a quien estuviera hablándole con una sonrisa y la mirada bizca, no tenía ningún problema en la visión era sólo un tic, resultado de su congestión nasal. José de igual manera, aunque sobrio, se le cerraban los ojos y bostezaba sin disimulo. El Mudo conversaba con María Isabel en voz baja, queriendo a la vez mantener discreción y privacidad. Malena miraba la pista de baile y a las pocas gentes que la poblaban. Ella me mira y me dice que ya es tarde. Las chicas ya tenían cómo regresarse a Máncora, las acompañé a ubicar a …

Vacaciones en Mancora XIV

Traumas
Anita y Lalo festejaron la víspera en su restaurante, lo tuvieron abierto hasta las dos de la mañana. Recibieron la visita de sus vecinos y otras gentes que querían un lugar para sentarse, comer y beber. Estaban contentos de ver a Rodrigo, gran amigo de ambos, quien compartía con Lalo el surf y con Anita pasaba horas conversando de libros que ambos habían leído. Estaban también contentos de tener una familia feliz, dos hijas preciosas, Macarena de cuatro y Abril de ocho años que eran la envidia de toda la playa. Si no fuera porque vivían en Máncora de seguro sus hijas serían estrellas de todos los castingsde niños de Lima. Se conocieron desde los trece años, ambos de la misma edad, en playa negra Punta Hermosa. Pasaban el verano cada uno en sus respectivas casas y por destino se llegaron a conocer como se conocen todos los adolescentes de esa edad, a las seis de la tarde en el malecón. Siempre estuvieron juntos, sólo se separaron cuando Lalo viajó a Hawai por seis meses a los ve…

Vacaciones en Mancora capXIII

¿Cómo es el plan Cassareto?
Son las doce de la noche en los Órganos, playa a unos kilómetros al sur de Máncora donde Rómulo más conocido por sus colegas de la policía como Cassareto —por lo gordo y parecido que es al cómico de la televisión peruana— celebra el nuevo año en la casa de sus vecinos los Savedra. Paulo Savedra es su compinche, su hermano y su colega, todo y mucho más al mismo tiempo. Trabaja con él cuidando el único banco que se encuentra en los Órganos y probablemente en varios kilómetros a la redonda, el Banco de Crédito. Paulo es su yunta, estudiaron los dos en el mismo colegio del Estado en el que Anita la amiga de Rodrigo enseña. Se abrazan y se dan unas palmadas en la espalda como buenos amigos que son. Rómulo sólo bebe Pisco de Ica como le enseñó su padre Eusebio, oriundo de esa zona. Lo toma puro y al tiempo. Le llena el vaso a Paulo y brindan un seco y volteado, veloz que raspa la garganta de Paulo, él a diferencia de su colega no está acostumbrado a beber pisco pu…

Vaciones en Mancora cap XII

Deja de tratarme de usted
En el hostal “Cecilia” las cosas transcurren lentamente. Los huéspedes, la dueña y sus amigas siguen alrededor de la mesita de la terraza. Todos se sienten cansados, que ya no dan más, sus cuerpos los están traicionando, pero no, ninguno de ellos quiere partir, prefieren estar el uno al lado del otro, prefieren la compañía a estar solos en sus habitaciones, cansados y sin poder dormir escuchando la música de los vecinos, los alaridos y el sonido seco de una rata blanca. La víspera era una fecha distinta a cualquier otra, quizás en otras circunstancias se hubieran ido al sentirse cansados, pero en esta ocasión eran incapaces de irse. La celebración tenía que seguir sin importar los ánimos, sin importar que algunos de ellos ya no pudieran pronunciar palabra alguna, sin importar que ya no se pudiera conversar coherentemente de algún tema de trascendencia. La charla poco amena se disipaba a algunas experiencias en la que los sentimientos estaban involucrados, el d…